Una marca 100% española con sello gallego, creada en 2020, surge de la fusión de dos familias reconocidas por su larga experiencia en los sectores de la moda y del medio ambiente. Con este vínculo hemos conseguido aunar ambos mundos que solían caminar por diferentes sendas adaptando la conciencia ecológica a la producción textil, madurando una ética ambiental, buscando contribuir a la protección del medio ambiente desde la industria de la moda.

Esta fusión de moda y sostenibilidad se ve reflejada en el logo, que está inspirado en las hojas de carballo, un árbol autóctono de la región donde nace KLOUT.

Nuestra marca Klout es una apuesta por la sostenibilidad y el futuro. Una marca con valores y compromisos claros: diseñamos en España y producimos gran parte de nuestras prendas en España y Portugal, porque una marca tiene que ser responsable con el entorno en el que nace, proporcionando empleo digno y de calidad y eliminando buena parte de las emisiones contaminantes derivadas del transporte de las prendas, algo que no sucede cuando se realiza fuera de la UE. No hay mejor residuo que el que no se produce, por eso apostamos por prendas de calidad, atemporales y creadas para durar mucho tiempo.

Utilizamos algodón de cultivo orgánico con certificado GOTS y nuestros procesos de fabricación están comprometidos con la producción respetuosa con los derechos humanos y laborables bajo el sello de la Fair Wear Foundation, una organización internacional independiente que certifica que en todos los pasos de la cadena productiva se han garantizado unas condiciones dignas de trabajo para quienes fabrican nuestras prendas. Tampoco nos olvidamos del entorno animal y creemos que es de gran importancia que nuestros productos posean el certificado de PETA-Approved Vegan el cual nos garantiza que  no se ha utilizado ni dañado a ningún animal en el proceso de producción. 

Para que nuestro futuro sea sostenible, es tarea de todos, empezando por las empresas, debemos asegurarnos de que legamos a las siguientes generaciones un planeta más limpio, habitable y justo ya que tenemos la gran responsabilidad de ser la última generación que puede salvar el planeta.